La fundación

El 24 de octubre de 1872 el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Mariano Acosta aprobó por decreto, el proyecto de la traza de un pueblo que llevaría el nombre “Santa Rosa”.

El proyecto había sido presentado unos días antes por Manuel Rodríguez Fragio, un vecino de Merlo que desde mediados de los años ´50 fue adquiriendo una considerable extensión de tierras entre las villas de Morón y Merlo. Estos terrenos estaban atravesados por las vías del ferrocarril del Oeste y el Camino Real, y luego por la avenida Rivadavia, y contaban con la calle de la tropa, actual avenida Ratti, por donde se arriaban los animales que, luego de sortear el Río de las Conchas en Puente Márquez, cruzaban las vías del ferrocarril y se dirigían hacia los mataderos de Morón y de Buenos Aires.

Anteriormente, gran parte de estas tierras había pertenecido al capitán español Diego Rodríguez Flores quien -como recompensa por los servicios prestados a la Corona- las recibió por despacho del rey Fernando VI, en 1754. Hacia 1805, esos terrenos pasaron a ser propiedad de su sobrina Melchora Romero, en tanto en 1811 fueron de su hijo -Francisco Ponce de León- y desde 1864 -a través de un juicio sucesorio- la titularidad recayó sobre ManueI Rodríguez Fragio.

Para la fundación de Santa Rosa, Rodríguez destinó 66 manzanas a los dos lados de la vía del Ferrocarril del Oeste, formando un triángulo comprendido entre las actuales calles Ratti, Concejal Firpo, AIvear, y Santa Rosa - BIas Parera. La solicitud de aprobación para la creación de este pueblo fue acompañada con los donativos reglamentarios: una manzana de tierra para la construcción de edificios públicos (actuales Mansilla, Las Heras, Olazábal y Soler), dos manzanas para plazas públicas (actuales plazas 20 de Febrero y San Martín), una parcela para la futura estación ferroviaria, y varias hectáreas del lado Sur para la construcción de un asilo de ancianos.

Antes de presentarse el proyecto mencionado, el fundador de Santa Rosa había acordado con la empresa de ferrocarril un convenio por el cual ésta se comprometía a levantar una estación en los terrenos. Este acuerdo fue presentado como antecedente ante las autoridades provinciales, en la solicitud de creación del Pueblo.

El 24 de octubre de 1872 quedó fundado oficialmente el pueblo de Santa Rosa y, en diciembre de ese año, inaugurada la estación ferroviaria que recibió el nombre “Ituzaingó”. La inexistencia de pobladores obligó a que la estación permaneciera cerrada algo más de un año.

El 4 de enero de 1874 las firmas inmobiliarias Adolfo Bullrich y Francisco de la Serna dieron inicio al remate de lotes para el asentamiento de una población estable. La subasta ofrecía como principal atractivo para los potenciales compradores, contar con el servicio de trenes y una estación propia.

La elección del nombre “ltuzaingó” para la estación ferroviaria estuvo a cargo de las autoridades de la empresa que, como es habitual en este tipo de designaciones, buscaron homenajear hechos o personajes históricos. En este caso, destacaron la batalla de ltuzaingó -ocurrida el 20 de febrero de 1827, en territorio brasileño- donde las fuerzas argentinas obtuvieron un resonante triunfo frente a las imperiales. La apertura de la estación fue el 18 de diciembre de 1872, la habilitación, el 4 de enero de 1873 y su inauguración real exactamente un año después.

De la lectura de la Mensura del Pueblo de Santa Rosa -documento existente en el Archivo Histórico de la Dirección de Geodesia de la Provincia de Buenos Aires- surge que los principales beneficiarios de esta operación inmobiliaria fueron los señores Teodoro Mora, Palemón Huergo, y Nicolás Avellaneda, integrantes de la sociedad que dos días antes del loteo, adquirió los terrenos comprendidos en la fundación del Pueblo.Por entonces, Nicolás Avellaneda era ministro de Educación y Justicia del gobierno de Domingo Faustino Sarmiento, y pocos meses después fue electo presidente, en tanto, Palemón Huergo se desempeñaba como presidente del directorio del ferrocarril. 

Límites y  población

Los límites del distrito están dispuestos por la Ley 11.610 que en su Anexo II establece que ltuzaingó limita con los siguientes partidos: al SE con Hurlingham, al S con Morón, al O con Merlo, y al NE con Moreno y San Miguel.

Ituzaingó tiene una extensión total de 38, 51 kilómetros cuadrados, de los cuales 23, 64 kilómetros cuadrados pertenecen a la ciudad de ltuzaingó y 14, 87 a Villa Udaondo.

Según el Censo Nacional de Población realizado en 2010, por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, la población total de Ituzaingó es de 167.824 habitantes, siendo 81.188 varones y 86.636 mujeres. (Fuente: Censo 2010, recuperado en https://www.indec.gov.ar/nivel4_default.asp?id_tema_1=2&id_tema_2=41&id_...)

 El Escudo de la Ciudad

Para la creación del Escudo de Ituzaingó, la gestión del intendente Alberto Descalzo convocó a un concurso público en el que se presentaron cuarenta y tres propuestas. Un prestigioso jurado evaluó cada una de ellas y determinó ganadora la obra del vecino Nicolás Patricio Torroglosa que desde ese momento representa a nuestra ciudad.

La memoria descriptiva de la propuesta de Torroglosa indica que el Escudo está compuesto por elementos históricos y contemporáneos. Entre los primeros, señala: Río Reconquista y el Puente Márquez (paso obligado y punto de reunión del ejército expedicionario al Alto Perú) como símbolos que representan la piedra fundante del Partido a través de su emplazamiento y que pensamos como elementos de unión y pasaje de un lugar a otro; la Estación “Ituzaingó” del ferrocarril, asociada a la idea de desarrollo, actividad comercial y unión con vecinos de los otros distritos. Los elementos contemporáneos son: el árbol (como símbolo principal del desarrollo y el crecimiento de la sociedad, relacionado además con el orden de la vida, la protección y el futuro, estando en concordancia con la política ecológica del Municipio); el follaje del árbol representado por cuarenta y dos hojas que representan los cuarenta y dos barrios ituzainguenses; y las aves que a la derecha son símbolo de la fe cristiana, a través del Espíritu Santo y a la izquierda, representan la libertad.

En cuanto a los elementos cromáticos, el verde representa el equilibrio y la esperanza, el azul como color de agua es un elemento que da vida y simboliza tranquilidad y estabilidad, y el amarillo representa la energía del sol, la actividad y la alegría.

Todos estos elementos simbólicos cuentan una historia, un presente y un futuro y en función de su valor identitario muestra quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos los ituzainguenses.

Otros datos y curiosidades históricas

-¿Qué significa Ituzaingó?

De origen guaraní, la palabra significa cascada o catarata de agua (Iguazú, I: agua, guazú: grande - Tu: abundante, mucho - Zaingo: colgante, que cae). Utilizado por sus habitantes autóctonos, ese nombre designa un arroyo del Río Santa Marta del Brasil, en cuyas inmediaciones tuvo lugar la batalla que enfrentó a las fuerzas de las Provincias Unidas del Río de la Plata con las tropas del imperio del Brasil, el 20 de febrero de 1827 y donde salimos victoriosos.

La popularidad que fue alcanzando el nombre de la estación Ituzaingó con el tiempo y el impulso que brindó el ferrocarril al desarrollo del distrito, desplazaron al nombre original -Santa Rosa- por el de Ituzaingó -aunque formalmente nunca existiera tal modificación-. Este hecho contribuyó a generar confusión en la elección de la fecha evocativa del origen del pueblo. A lo largo de varias décadas fueron escogidos diversos días: el 11 de octubre de 1872 por ser el día en que Manuel Rodríguez Fragio inició ante las autoridades provinciales el trámite de aprobación de la traza del pueblo; el 24 de octubre del mismo año por ser la fecha en que el trámite fue aprobado; el 20 de febrero de 1827 por corresponder a la batalla de ltuzaingó; y el 30 de agosto por ser el día de Santa Rosa. La cuestión quedó finalmente definida durante la gestión del intendente de Morón, César Albistur Villegas, quien adoptó como fecha oficial de la celebración el 24 de octubre, en tanto el nombre “20 de Febrero” recayó en una de sus plazas principales y “30 de Agosto” correspondió a una de sus calles más importantes, luego denominada Intendente Pérez Quintana. 

-La batalla del “Puente Márquez”

El 26 de abril de 1829 se enfrentaron en el Puente de Márquez, las tropas del General Juan Lavalle con las de Juan Manuel de Rosas y Estanislao López, contienda que dejó un saldo de 150 muertos. Cuando en la Revolución del 1° de diciembre de 1828, el General Lavalle derroca al Gobernador Coronel  Manuel Dorrego y se hace nombrar Gobernador de Buenos Aires. A los pocos días  -luego de una intensa persecución, en una jornada de sofocante calor- , el 13 de diciembre, Lavalle ordenó el fusilamiento de Dorrego -ejecución que fue seguida de duras medidas represivas dirigidas contra los federales-. La sociedad entró en un proceso de desorganización. Debido a la movilización de tropas, las fronteras interiores quedaron desguarnecidas y los habitantes nativos aprovecharon la oportunidad para incrementar sus ataques. La Convención de Santa Fe confirió al General Estanislao López el mando del Ejército Nacional con la recomendación  de restablecer el orden interno. Por su parte, en el Sur de la provincia de Buenos Aires, Rosas se hacía fuerte con sus tropas. Lavalle salió a enfrentarlos con fuerzas compuestas por soldados coraceros, veteranos de la guerra contra el Imperio portugués. López, con un ejército más reducido, contaba con una caballería bien montada. Luego de una importante derrota en Santa Fe, donde perdió buena parte de sus caballos, Lavalle se replegó hacia Buenos Aires, acosado por los montoneros. El 26 de abril de 1829, fue alcanzado por las tropas federales en el Puente de Márquez, sobre el Río de las Conchas, actual límite de Moreno, donde sufrió grandes bajas. Después de enfrentar una guardia que custodiaba el puente, atacó con 1.400 soldados de caballería, 500 infantes  y 4 piezas de artillería. Los veteranos de la guerra del Brasil realizaron una serie de cargas para reducir a las milicias de Santa Fe y Buenos Aires. La lucha duró horas (de las seis hasta las diez de la mañana) y fue encarnizada. Las tropas de López atacaron a los coraceros por la izquierda y las de Rosas por la derecha, arrollándolos de tal modo que emprendieron la retirada hacia el partido de Morón. En el campo de batalla quedaron 150 muertos y numerosos pertrecho. Esta derrota obligó a Lavalle a encerrarse en Buenos Aires, pronto sitiada por las fuerzas de Rosas. Estanislao López se retiró a las cuatro de la tarde del Puente Márquez y emprendió viaje hacia Santa Fe, ante un presunto ataque del General Paz. Aún faltaban tres décadas para que surgiera la estación Moreno del ferrocarril.

-A través de los años

Como se menciona más arriba, el 4 de enero de 1874 fue inaugurada la estación del ferrocarril Ituzaingó, recordando la batalla contra el ejército del Impero del Brasil del 20 de febrero de 1827.

Muchas de las calles del distrito llevan los nombres de militares y civiles que tuvieron una destacada actuación en esa batalla.

Ituzaingó fue lugar de residencia elegida por numerosas familias de Buenos Aires como lugar de descanso.

En 1914 un servicio de tranvías a caballo con horarios combinados de llegada y salida, permitía conectar el barrio de Villa Ariza con la estación del ferrocarril, y a través de Este, llegar a Capital Federal. Aún hoy pueden observarse en la esquina de José María Paz y Olavarría restos de vías que fueron utilizadas por el antiguo tranvía.

Durante la gestión municipal del Intendente César Albistur Villegas, fue creada la primera Delegación Municipal, así como también se instauró el 24 de Octubre como día festivo, en conmemoración de la fundación de Ituzaingó.

Del lado norte del Acceso Oeste de desarrolló en las últimas décadas la localidad de Villa Udaondo -reconocida como tal desde 1940- que debe su nombre a quien fuera Gobernador de la Provincia de Buenos Aires -Guillermo Udaondo-. Esta zona que originalmente fue asiento de cabañas y haras, dio lugar con su loteo, a que se desarrollara una tranquila y distinguida zona de residencia. La familia Leloir fue pionera de esta zona y la forestó con más de 400.000 árboles, razón por la cual es reconocida y recomendada como espacio de valor ambiental y zona ecológicamente protegida.

 

 

 

CENTRO DE ATENCIÓN MÉDICA PRIMARIA
DE ITUZAINGÓ, DR. RAMÓN CARRILLO

4481-8373

BOMBEROS

100

EMERGENCIAS
MÉDICAS

4458-4300

DEFENSA
CIVIL

103